Daesh imita a Estados Unidos usando videojuegos como arma de propaganda y reclutamiento

Vivimos en un mundo digital en el que la realidad convive con el ámbito virtual. Es conocida la importancia que tienen las redes sociales y las plataformas multimedia de internet para Daesh, cuyos logros desde el punto de vista videográfico han sido reconocidos hasta el punto de evidenciar que tras este tipo de trabajos se encuentran profesionales con excelentes conocimientos técnicos.

En este sentido, este grupo terrorista no ha dejado escapar la oportunidad de centrarse en los videojuegos como una herramienta más de difusión de su propaganda y, al tiempo, de reclutamiento.

Hace tiempo, el autodenominado Estado Islámico modificó la portada de Grand Theft Auto V -uno de los títulos más conocidos dentro de los videojuegos violentos-, rebautizándolo como Grand Theft Auto Salil Al Saren. El juego, alojado en un servidor sirio, tenía como misión atacar convoyes militares estadounidenses, conquistar posiciones y volar autobuses.

Los yihadistas también han modificado títulos de renombre en el mundo de los videojuegos como Call of Duty Black Ops. De este, generaron una copia denominada Arma, en el que el jugador puede elegir participar como soldado de cualquiera de las facciones que luchan en Siria, incluido el ejército estadounidense.

Como explica Carlos Tardón, experto en videojuegos, esto parece una treta para evitar que Estados Unidos tumbe el videojuego, pues la primera facción que permite elegir es la del Estado Islámico. Y es que, explica "en cuanto los americanos detectan estos juegos o publicidad de los mismos en Facebook o Youtube los tiran abajo. Por eso muchos enlaces están rotos".

Los terroristas incluso han copiado el título más popular dentro de los videojuegos violentos: America's Army. Como su nombre indica, el juego está dirigido a luchar dentro del ejército estadounidense contra todo tipo de enemigos. Se trata de un videojuego gratuito que, a la postre, supone la principal vía de reclutamiento del ejército de EEUU.

No en vano, fue creado en 2002 con ese objetivo. Para hacerse una idea del poder divulgativo de este videojuego: en 2004, dos años después de haberse creado, un tercio de los estadounidenses de entre 16 y 24 años había tenido contacto con el juego.


Ankara hace bandera del plan de seguridad europeo propuesto por Macron: "Sin Turquía no puede haber un ejército europeo"

El Presidente de Francia, Emmanuel Macron, presentó hace unos días una propuesta de refundación de la Unión Europea encaminada a convertir al viejo continente en una suerte de Estados Unidos de Europa. Entre los elementos que conformarían dicha refundación, el mandatario francés incidió en el ámbito de la seguridad.

En este sentido, y resumiéndolo mucho, Macron propuso crear un cuerpo militar europeo de intervención rápida, un presupuesto común para la defensa , una Fiscalía antierrorista, una policía europea de fronteras y una agencia para solicitantes de asilo. Además, se crearía un cuerpo europeo de protección civil para hacer frente a las catástrofes naturales.

La propuesta de Macron, que pretende reconstruir Europa a lo largo de la próxima década a partir del acercamiento a un eje franco-alemán reforzado por el resto de estados miembros, encontró pronto respuesta, pero no de uno de los 27.

Fue Turquía quien, a través de su Ministro para Asuntos Europeos, Ömer Çelik, levantó la voz para advertir que, "sin Turquía, no puede haber un ejército europeo". El Ministro turco, de visita en Madrid, aprovechó para recalcar que no es posible proyectar la seguridad europea sin contar con su país, que aspira a integrarse en la UE pese a la oposición de Alemania y Austria.

"Algunos estados consideran a Turquía simplemente como un país, y esto demuestra una mentalidad no muy sana, que no quiere compartir la democracia y el bienestar", afirmó Ömer Çelik. "Sin Turquía no se puede hablar de una seguridad europea. No es un pequeño país africano o de los Balcanes, Turquía es un país estratégico", reiteró.

Turquía, miembro de la Alianza Atlántica desde 1952, está jugando un papel cada vez más relevante desde el punto de vista geopolítico. Con una frontera de más 800 kilómetros con Siria, ha sido el principal 'coladero' de europeos que se han unido a las filas del Daesh y ha sido un actor fundamental en la llamada guerra contra el terrorismo en dicho país.

Las relaciones de Turquía con Rusia han llamado también mucho la atención de sus socios de la OTAN, empezando por Estados Unidos. Ankara se ha enfrentado con Moscú por el conflicto sirio, pero también ha llegado a acuerdos con los rusos al margen de EEUU en una suerte de doble juego que ha llevado a Turquía a comprar recientemente un sistema de misiles S-400 incompatibles con la tecnología de la OTAN.

Çelik utilizó este aspecto para reprochar a la Unión Europa la falta de confianza en Turquía. El Ministro turco insinuó que si su país había alcanzado un acuerdo con Rusia para la compra de dicho armamento fue porque, a diferencia que los países de la UE, Rusia les ha dotado de una tecnología que les permite avanzar en investigación.

"Pedimos ofertas a países occidentales y a miembros de la OTAN, pero las que recibimos no nos ayudaban a recibir el transfer de I+D, y no eran muy adecuadas", explicó Çelik. "Nos vieron como un simple consumidor de defensa", recalcó, "lo habríamos comprado a un país de la OTAN si nos hubiese dado las mismas condiciones". Es decir, no fue tanto un problema económico como de capacidad de evolución del armamento.

 

 


AlertCops, la aplicación de móvil que permite a la sociedad civil luchar contra el extremismo violento

La lucha contra el extremismo violento y contra el terrorismo se juega en distintos planos: el judicial, el policial y el social. El trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, así como el de jueces y fiscales, está dando sus frutos, pero hay un tercer espacio en el que, dicen los expertos, se puede (y debe) ahondar: la sociedad civil.

En este sentido, el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) lanzó un plan en diciembre de 2015 con el objetivo de facilitar e incentivar las alertas ciudadanas. Se crearon varios canales para ello: el llamado 'teléfono verde', la web 'StopRadicalismos', una dirección de correo electrónico y una aplicación para teléfonos móviles.

Esta última, AlertCops, es a la que hizo referencia el Ministro de Educación y Portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, tras los atentados de Barcelona y Cambrils de los pasados 17 y 18 de agosto.  La aplicación permite a los ciudadanos enviar información que, junto a la de los otros tres canales, se filtra en el Centro de Coordinación de Información sobre Radicalización (CCIR).

Según datos revelados por 'El Confidencial Digital', el balance del uso de AlertCops se traduce, hasta julio de 2017, en más de 370.000 descargas y 101 informaciones relacionadas con el yihadismo.

De ese centenar de denuncias ciudadanas, cinco tuvieron la relevancia suficiente como para que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado abrieran investigaciones formales y una de ellas, en concreto, dio origen a una operación de envergadura contra el terrorismo islamista que se saldó con varias detenciones.

En cuanto a 'StopRadicalismos', la web permite realizar denuncias anónimas a partir de un formulario. El balance también es bastante satisfactorio, alcanzando hasta el pasado mes de julio los 461 avisos. De ellos, 18 terminaron convirtiéndose en investigaciones formales, si bien no derivaron en operaciones concretas con detenidos.

 

 


Entrevista a... Francisco Márquez de la Rubia

El Teniente Coronel Márquez de la Rubia, analista del Instituto Español de Estudios Estratégicos, aborda los principales retos de la lucha contra el extremismo violento, tanto en el contexto europeo como en el español, incidiendo en el ámbito de los medios de comunicación y en la necesidad de que haya una fuerte implicación de las propias comunidades musulmanas.