El terrorismo yihadista sigue apuntando a España: 30 referencias a nuestro país en el último año

El Instituto de Seguridad y Cultura presenta el informe El estado de la yihad online un año después de los atentados de Barcelona y Cambrils, firmado por Manuel R. Torres Soriano, Profesor Titular de Ciencia Política en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla y miembro del Consejo Académico del Instituto de Seguridad y Cultura.

Este experto en terrorismo analiza cómo los atentados de Cataluña, de los que se cumple ahora un año, supusieron un punto de inflexión desde el punto de vista de la actividad comunicativa de Daesh; hasta el punto de que “Internet es un territorio cada vez más hostil para el terrorismo yihadista”, en gran medida por la acción de YouTube, Facebook y Twitter.

Torres, que lleva años estudiando la gestión de la comunicación de los grupos yihadistas, pone de manifiesto el cambio que supusieron los ataques de Cataluña en dicha estrategia, tanto en relación con “la explotación propagandística del atentado” como con la evolución del “ecosistema de la propaganda terrorista en internet”, lo que permite dibujar cuáles son las posibles tendencias en este sentido de cara a los próximos años.

Este experto plantea su análisis partiendo de la premisa de que los atentados de La Rambla y Cambrils fueron “un éxito desdibujado”, pues “coincidió en el tiempo con la degradación de su aparato de comunicación”, lo que explica “que la explotación propagandística de esta ‘victoria’ estuviese muy por detrás de la que recibieron otros ataques de menor entidad”.

No en vano, “el número de septiembre de 2017 de Rumiyah sería el más pobre en cuanto a sus contenidos y diseño gráfico, pero también el último en publicarse”; algo que el autor señala como “principal indicador de la degradación de las capacidades comunicativas de Estado Islámico”, al ser su publicación escrita más importante.  Una revista escrita en inglés que hasta entonces había tenido periodicidad mensual y que destacaba por su calidad gráfica.

Este experto analiza también los errores que cometió Daesh en los vídeos reivindicativos, dando por buenos bulos previamente desmentidos como que el terrorista que actuó en La Rambla mantuvo secuestrado a un grupo de rehenes en un establecimiento de alimentación de la capital catalana; así como la ausencia de material grabado directamente por los propios terroristas, algo habitual en el modus operandi de Estado Islámico.

Más allá, Torres presta una especial atención al papel de España en la propaganda yihadista, desde los atentados del 11-M hasta la irrupción del grupo terrorista de Abu Bakr al-Baghdadi, pasando por el papel jugado por Al-Qaeda en el Magreb. Entre el 17 de agosto de 2017 y el 30 de junio de 2018 se han detectado 30 menciones a España.

Con todo, este experto lleva a cabo un análisis de situación, explicando cómo ha quedado el ecosistema de la propaganda yihadista en internet y concluyendo que se ha producido un cambio evidente que se observa en varios ámbitos:

  • Hay una pérdida de credibilidad, en parte porque “la ausencia de ‘verificadores’ ha precipitado que el grupo terrorista haya caído en el error de atribuirse como propias acciones desvinculadas del terrorismo yihadista”.
  • La mayor proactividad de servicios como YouTube, Facebook o Twitter ha permitido acotar el campo de acción de los terroristas a la hora de difundir sus mensajes. Pese a ello, el hostigamiento ha creado nuevas formas de activismo online.
  • Ante el endurecimiento de las grandes plataformas para impedir la difusión de sus mensajes, los ciber-yihadistas han pasado a “ocupar otros espacios menos populares, pero mucho más amigables que, “aunque no permitan alcanzar a una audiencia masiva, ejercen el papel de repositorios, puntos de encuentro entre activistas comprometidos y espacios donde llevar a cabo comunicaciones privadas con un mayor nivel de seguridad”.
  • El mayor protagonismo de las “redes de apoyo mediático”. Actores espontáneos que actúan en paralelo a la acción comunicativa oficial y que constituyen “una heterogénea red de grupúsculos que, a pesar de carecer de vinculación formal con las organizaciones yihadistas, contribuyen de manera decisiva a amplificar y hacer más resistente el mensaje radical en internet”.

Isabel II concede a Ignacio Echeverría a título póstumo la 'George Medal' por "su enorme valor"

La reina Isabel II de Inglaterra ha reconocido al español Ignacio Echeverría a título póstumo con la 'George Medal', distinción que otorga la monarca británica por "actos de gran valentía". Echeverría, de 39 años, fue asesinado el 3 de junio de 2017 en el atentado del puente de Londres, cuando se enfrentó a los terroristas armado con su monopatín. Según ha informado el Gobierno británico en una nota oficial, la reina ha otorgado la medalla a Ignacio Echeverría "por enfrentarse a terroristas armados para proteger a otros en el puente de Londres el 3 de junio de 2017".

Además de Echeverría, Isabel II ha otorgado la 'George Medal' a otros tres ciudadanos, todo ellos por su actuación en actos terroristas yihadistas: los policías Charlie Guenigault y Wayne Marques, que actuaron en el mismo atentado en el que fue asesinado Echeverría, y el civil Paul Hassan James Zubier, que ayudó a una mujer que estaba siendo atacada en un atentado en la ciudad finlandesa de Turku en agosto de 2017. Los tres sobrevivieron a los atentados.

A continuación, reproducimos el comunicado oficial en el que se explican las razones para el reconocimiento a Ignacio Echeverría:

"El 3 de junio de 2017, Ignacio Echeverría montaba en bici en la zona de Borough Market con unos amigos cuando fue testigo de un atentado terrorista. En cuanto fue consciente de lo que estaba ocurriendo, corrió hacia los terroristas, utilizando su monopatín para golpearles y evitar que continuaran con el ataque. Los terroristas fijaron su atención en él y le infligieron heridas fatales. Sin lugar a dudas, su intervención permitió a otras víctimas escapar, evitando de esta manera que se perdieran más vidas.

Ignacio Echeverría demostró un gran valor al desafiar a varios terroristas armados. Utilizando su monopatín como único arma, era consciente de que no tenía muchas oportunidades frente a las de los asaltantes. A pesar de todo, corrió hacia ellos con la intención de impedir que continuaran atacando a personas inocentes en la zona.

Está fuera de toda duda que demostró un enorme coraje al decidir intentar detener a los terroristas. Podría haberse escondido, pero no lo hizo. Estaba desarmado y no había recibido entrenamiento. El peligro era evidente, pero conscientemente tomó la decisión de intentar detener el ataque, poniendo en riesgo su vida."


Golpe policial a la maquinaria propagandística del Estado Islámico

La rápida expansión y avance territorial del autodenominado Estado Islámico tuvo mucho que ver con su capacidad de propagandística, un elemento que se ha analizado en profundidad y en el que ha resultado clave la agencia de noticias Amaq, que durante mucho tiempo fue la encargada de difundir las atrocidades del grupo terrorista.

En este contexto adquiere una gran importancia la acción policial conjunta llevada a cabo por Estados Unidos, Canadá, Bélgica, Bulgaria, Francia, Países Bajos y Reino Unido precisamente contra la maquinaria propagandística del Estado Islámico.

Dicha operación ha permitido desmantelar la mencionada agencia Amaq, pero también la radio Al-Bayan y los medios Halumu y Nashir, herramientas todas ellas básicas en la difusión de las acciones terrorista del Estado Islámico.

El operativo tuvo lugar los pasados 25 y 26 de abril y permitió hacerse con los servidores del Estado Islámico en Holanda, controlar los registradores de dominios utilizados en Reino Unido y obtener numeroso material en Bulgaria.

El impacto ha sido tal que, según ha comunicado Europol, que coordinó las operación, la capacidad de propaganda del grupo terrorista habría quedado "muy comprometida". "Con esta operación hemos hecho un gran agujero en la capacidad del ISIS para difundir propaganda online y para radicalizar a jóvenes en Europa", aseguró Rob Wainwright, director ejecutivo de Europol.

 


Un experto advierte sobre el peligro de que Arabia Saudí y Qatar formen imanes en España

"Países como Arabia Saudí y Qatar expanden el wahabismo por el mundo mediante acciones como la financiación de mezquitas donde se imparte dicho postulado o la formación de imanes con dicha visión religiosa". Algo que ocurre también en Europa y en España, según advirtió el pasado 26 de abril en Córdoba Javier Gil, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE.

Este experto, que ofreció la conferencia ‘La doctrina yihadista: de España a Indonesia’ organizada por el Instituto de Seguridad y Cultura, señaló que esta actividad proselitista es muy activa y está mucho más presente de lo que podemos imaginar. "Sirva de ejemplo la expulsión hace un mes del imán marroquí de la mezquita de Corella (Navarra) por difundir la ideología salafi wahabista; es decir, por predicar el odio", argumentó, "o la de la semana pasada en Logroño del imán Alaa Mohamed Said, Presidente de la Unión Islámica de Imanes y Guías de España, por el mismo motivo: la difusión de la doctrina wahabista; es decir, puro odio".

En este sentido, puso de relieve que "una de las principales batallas que se presenta para luchar contra la expansión del extremismo violento es la financiación". "No en vano, el poderío económico de estos países ha sido clave para el éxito de esta actividad proselitista", explicó.

En concreto, "Arabia Saudí ha tenido un papel primordial en la expansión del wahabismo", algo que ha hecho por todo el mundo, desde países tan alejados como Senegal e Indonesia hasta Egipto, sin dejar de lado otros como Bélgica o España.

Tras explicar los orígenes del wahabismo, el profesor Gil ha puesto como ejemplo el caso de Indonesia, "el país con mayor número de musulmanes del mundo" y, precisamente por ello, "uno de los principales objetivos del wahabismo".

Según este experto, la campaña financiada desde Arabia Saudí para influir doctrinalmente en Indonesia desde los años 80 guarda una relación directa "no sólo con la ola terrorista que empieza en la década de los 90, sino también con la creciente ola de intolerancia que se está dando en el país contra otras minorías religiosas". Una influencia que está haciendo que "cada vez mayor parte de la comunidad musulmana indonesia desee convertir a su país en un Estado islámico siguiendo el modelo saudí".