Isabel II concede a Ignacio Echeverría a título póstumo la ‘George Medal’ por “su enorme valor”

La reina Isabel II de Inglaterra ha reconocido al español Ignacio Echeverría a título póstumo con la ‘George Medal’, distinción que otorga la monarca británica por “actos de gran valentía”. Echeverría, de 39 años, fue asesinado el 3 de junio de 2017 en el atentado del puente de Londres, cuando se enfrentó a los terroristas armado con su monopatín. Según ha informado el Gobierno británico en una nota oficial, la reina ha otorgado la medalla a Ignacio Echeverría “por enfrentarse a terroristas armados para proteger a otros en el puente de Londres el 3 de junio de 2017″.

Además de Echeverría, Isabel II ha otorgado la ‘George Medal’ a otros tres ciudadanos, todo ellos por su actuación en actos terroristas yihadistas: los policías Charlie Guenigault y Wayne Marques, que actuaron en el mismo atentado en el que fue asesinado Echeverría, y el civil Paul Hassan James Zubier, que ayudó a una mujer que estaba siendo atacada en un atentado en la ciudad finlandesa de Turku en agosto de 2017. Los tres sobrevivieron a los atentados.

A continuación, reproducimos el comunicado oficial en el que se explican las razones para el reconocimiento a Ignacio Echeverría:

“El 3 de junio de 2017, Ignacio Echeverría montaba en bici en la zona de Borough Market con unos amigos cuando fue testigo de un atentado terrorista. En cuanto fue consciente de lo que estaba ocurriendo, corrió hacia los terroristas, utilizando su monopatín para golpearles y evitar que continuaran con el ataque. Los terroristas fijaron su atención en él y le infligieron heridas fatales. Sin lugar a dudas, su intervención permitió a otras víctimas escapar, evitando de esta manera que se perdieran más vidas.

Ignacio Echeverría demostró un gran valor al desafiar a varios terroristas armados. Utilizando su monopatín como único arma, era consciente de que no tenía muchas oportunidades frente a las de los asaltantes. A pesar de todo, corrió hacia ellos con la intención de impedir que continuaran atacando a personas inocentes en la zona.

Está fuera de toda duda que demostró un enorme coraje al decidir intentar detener a los terroristas. Podría haberse escondido, pero no lo hizo. Estaba desarmado y no había recibido entrenamiento. El peligro era evidente, pero conscientemente tomó la decisión de intentar detener el ataque, poniendo en riesgo su vida.”

Comments are closed.