RESUMEN DEL WEBINAR: CLAVES ESTRATÉGICAS DEL MARCO DE SEGURIDAD Y DEFENSA DE LA UNIÓN EUROPEA

El pasado día 8 de junio, desde el Instituto de Seguridad y Cultura celebramos un webinar para tratar las claves estratégicas del marco de seguridad y defensa de la Unión Europea. Pusimos el foco en el análisis y reflexión sobre las bases de construcción, definición y desarrollo histórico de este marco y en los retos futuros.

Para ello contamos con la participación de Antonio Notario, jefe de la Unidad de Planeamiento Estratégico del Departamento de Seguridad Nacional, con el Coronel Jose Luís Pontijas, analista principal del Instituto de Estudios Estratégicos Españoles para el área euroatlántica, y con el Doctor Alberto Bueno, profesor de la Universidad de Granada y experto en investigación sobre temas de seguridad y defensa.

Los tres expertos incidieron en que la Unión Europea no deja de ser desde sus inicios un proyecto político en transformación constante ante las nuevas incorporaciones y salidas de la Unión. A la hora de definir su marco estratégico, existe la enorme dificultad de coordinar la voluntad política de todos sus estados miembros y trabajar en el acuerdo ante las divergencias de dirección.

Como puntualizó el coronel Pontijas, la Unión Europea se enfrenta a una evolución del contexto y de las amenazas sectoriales y geográficas. “Europa consigue grandes avances tras haberse enfrentado a crisis”, ha señalado. Esto es lo que ha ido definiendo el enfoque de las estrategias a lo largo de su desarrollo histórico.

El marco de seguridad y defensa de la Unión Europea ha estado siempre encuadrado bajo la dirección estratégica de la OTAN. Antonio Notario incidió en que, ya en la Brújula Estratégica, se hace referencia a que “la OTAN es el pilar básico y fundamental de la estrategia de seguridad y defensa de la Unión Europea”. El jefe de unidad del Departamento de Seguridad Nacional subrayó también que debajo de las enormes diferencias políticas para la dirección estratégica de la Unión Europea, pesan los intereses del sector industrial y el complejo número de agencias que dificultan ese avance integrado.

El profesor Alberto Bueno insistió también en que esa falta de acuerdo en la definición y enfoque de futuro sobre la autonomía europea afecta en el planteamiento de su estrategia de seguridad y defensa, así como en el fortalecimiento de sus capacidades.

España es uno de los principales impulsores de ese nuevo concepto OTAN ante la acogida de la próxima cumbre en Madrid, pero queda pendiente hacer frente al enorme desafío de impulsar la industria nacional de Defensa (en el top 100 del Instituto de Estocolmo, sólo aparece la empresa de Navantia) y el defender su participación en los diferentes programas de innovación y desarrollo de la Defensa.

Como reto positivo planteado por los panelistas, queda resaltar que España cuenta con la enorme oportunidad de impulsar la capacidad transformadora de la pequeña empresa de la industria en la generación de nuevas oportunidades tecnológicas.

 

https://www.youtube.com/watch?v=P8uOWi830oY

 


Julia Olmo y Romero, embajadora en Misión Especial para las Amenazas Híbridas y la Ciberseguridad: “Hoy las opiniones son sagradas y los hechos opinables”

"Hoy las opiniones son sagradas y los hechos opinables". No es un diagnóstico, sino una descripción de la situación que se vive a día de hoy en relación con la desinformación. Una descripción hecha por Julia Olmo y Romero, embajadora en Misión Especial para las Amenazas Híbridas y la Ciberseguridad, quien además ha dejado una reflexión en el aire: "A quién le importa decir la verdad cuando lo único importantes es que nos crean".

La embajadora participó el pasado 12 de abril en Madrid en la mesa redonda 'Desinformación, una amenaza para las democracias occidentales', organizada por el Instituto de Seguridad y Cultura. El evento contó además con la participación de Pablo López, jefe del Área Normativa y Servicio de Ciberseguridad del Centro Criptológico Nacional y estuvo moderado por Juan Cayón, rector de la Universidad Nebrija, en la que se celebró el acto.

A lo largo de su intervención, la embajadora insistió en que las estrategias de propaganda han existido siempre y quiso resaltar que una de las peculiaridades de hoy día es que "las redes sociales han contribuido a generar un relativismo que ha derivado en escepticismo". Esto ha hecho que, en gran medida, "ahora las noticias transiten sin filtro por las redes" y a su vez haya derivado en un "fenómeno burbuja".

Julia Olmo y Romero señaló dicho fenómeno para apuntar que "las redes han pasado de ser reflejo del mundo a convertirse en su directriz". En dicha burbuja, el éxito se encuentra en la brevedad: mensajes cortos, contundentes y efectivos. Un fenómeno que se ha convertido en "una forma muy barata y eficaz de injerencia", de acuerdo con la diplomática, que señaló las experiencias aprendidas de los procesos electorales de Estados Unidos, el Brexit y Cataluña como capítulos que han permitido evaluar "la importancia de este fenómeno".

Porque, según explicó, "las fronteras territoriales hoy aparecen difuminadas, al igual que la distinción entre amenazas exteriores e interiores". Y eso a su vez está teniendo un reflejo en el paradigma social. "Sólo hay que ver cómo evolucionan conceptos como transparencia y privacidad o público y privado". Al fin y al cabo, señaló, "más de la mitad del planeta tiene acceso a internet y el 75% de la población mundial tiene un teléfono móvil".

En este contexto, Pablo López incidió especialmente en que es tan necesario tomar conciencia del problema como huir del alarmismo. "No hay que tener miedo, lo que hay que hacer es gestionarlo: vigilar, monitorizar y estar prevenido", planteó.

"Hay que entenderlo para poder actuar", insistió antes de explicar que si crecen los incidentes "es porque cada vez somos más capaces de detectarlos", no porque haya más. Todo ello para insistir en que "el problema ya existe, estamos mejorando nuestras capacidades de vigilancia y hay que generar conciencia".

La solución es pues, vigilar, tomar conciencia y actuar; en una palabra: educar. "Saber educar a los usuarios de estas tecnologías, que han venido para quedarse, en lo que es verdad y lo que es mentira", ha explicado. Además, el representante del CCN insistió en la importancia de “tener observatorios digitales que permitan conocer el problema para abordarlo, tener prospectiva".

Porque quienes utilizan la desinformación como una herramienta de injerencia "buscan generar pérdida de confianza, que a su vez provoque polarización social, algo que como Estado no podemos permitir". En suma, "aplicar el sentido común; lo que en el mundo analógico es considerado normal por cualquier ciudadano, pero en el digital no tanto".

Más allá de comentar los protocolos diseñados por el CCN para establecer esa vigilancia, este responsable de la lucha contra la desinformación y la ciberseguridad ha insistido en que "la principal pauta es dejar de ser reactivos e implementar la prospectiva a través de la cibervigilancia" como herramienta más eficaz en la lucha contra la desinformación.


Coronel Ignacio Fuente Cobo: "La estabilidad del Magreb es fundamental para la seguridad de Europa"

"El Magreb es la frontera sur de Europa y la estabilidad de esta región periférica es fundamental para la seguridad de Europa". Éste es un principio que, lejos de enmarcarse en una geoestrategia moderna, proviene de la antigüedad. "El Magreb forma parte de lo que los romanos llamaban el 'limes' de seguridad, que sirve de muro de contención de los problemas que existen más al sur, en el Sahel y en el África subsahariana".

Así contextualizó el Coronel Ignacio Fuente Cobo la importancia que tiene esta región africana para Europa en general y España en particular durante la conferencia '¿Qué está pasando en el Magreb? Implicaciones para España' organizada por el Instituto de Seguridad y Cultura en Córdoba el pasado 1 de marzo .

Fuente Cobo, analista del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE) del Ministerio de Defensa, definió el Magreb como "un término en árabe que se refiere al Occidente" y lo acotó a "la región situada más al oeste del Mundo árabe". ¿El Magreb es entonces árabe? El ponente dijo que, "aunque no es una región uniforme, sí se la puede considerar como parte del mundo árabe y así lo consideran sus líderes y una parte importante de su población". A pesar de ello, no ha desarrollado una integración regional por "las profundas diferencias políticas entre los estados que la componen".

Esta misma semana, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha realizado una visita oficial a Túnez, "un país emblemático dado que allí comenzaron los procesos transformadores que posteriormente vinieron a denominarse como primaveras árabes" que "representa una especie de termómetro de lo que puede ocurrir en el mundo árabe". En este sentido, explicó que "la acción estratégica española se fundamenta en la apuesta por la estabilización y el desarrollo de Túnez", una línea "extensible a las dos potencias regionales: Marruecos y Argelia". Países que son "socios estratégicos para España, entendiendo por tales aquellos que se consideran vitales desde la perspectiva de la seguridad de nuestro país".

En el caso concreto de Marruecos -"un socio indispensable en el campo político y de la seguridad en el Mediterráneo"- el Coronel Fuente Cobo explicó que "puede considerarse una anomalía entre los países árabes, dado que no ha experimentado durante estos últimos años los efectos traumáticos producidos por la primavera árabe" si bien "no está exento de contradicciones ni de amenazas". Unas amenazas en las que España está muy presente, no sólo por la cercanía geográfica, sino sobre todo simbólica. "Efectivamente, el recuerdo del Al Ándalus y del Califato de Córdoba es un mensaje recurrente en la narrativa yihadista desde los tiempos de la expansión de Al Qaeda por el Magreb a principios de la pasada década”, aseguró Fuente Cobo. Un fenómeno “que se ha intensificado en los últimos años gracias al empleo extensivo que hacen los grupos terroristas de las redes sociales”.

"En este sentido –continuó el analista del IEEE- la lucha contra la utilización de internet y las redes sociales por los yihadistas debe seguir una doble dirección: por una parte la supresión o bloqueo de los contenidos radicales, especialmente de aquello que hacen apología del terrorismo y, por otra, la producción de una contranarrativa que evite que las personas vulnerables caigan en ella y que permita, además, que las personas radicalizadas abandonen este discurso o, al menos, evite que se integren en grupos terroristas".

Una lucha antiterrorista que "Marruecos puso en marcha en 2014" mediante "un dispositivo de seguridad reforzada, dotándolo de los medios necesarios para frustrar ataques terroristas antes de que ocurran". El éxito de la lucha antiterrorista en Marruecos radica, en opinión de Fuente Cobo, en que "no pone en la tecnología el centro de su estrategia".

"Ha incrementado su control sobre las fronteras con Argelia, ha aumentado la presencia militar en su frontera sur y ha reforzado su legislación antiterrorista", explicó el analista del IEEE, quien destacó que, además, "Marruecos hace un uso muy completo del factor humano, a lo que hay que añadir la adopción de un enfoque complementario de poder blando muy útil en el largo plazo, basado en el control de sus mezquitas".