Brigada Experimental 2035, el ejército que viene se pone en marcha en noviembre

Hace tres meses os adelantamos las líneas maestras que guiaban el plan estratégico del Ejército para el horizonte 2035. Un plan basado en la necesidad de adaptar a los nuevos tiempos la estructura y forma de las Fuerzas Armadas, especialmente de las terrestres.

Pues bien, la División de Planes del Ejército de Tierra ya ha puesto en marcha un proyecto en el que la Brigada de la Legión se convierte en unidad experimental de cara al diseño de ese Ejército de 2035. Según informaba recientemente ABC, dicha Brigada tendrá una "base tecnológica que permita disponer de una mayor potencia de combate con menor número de personal".

De acuerdo con la misma fuente, el Ejército de Tierra disponía en 2017 de 74.619 efectivos; la Armada, de 20.094; el Ejército del Aire, de 20.131; y los Cuerpos Comunes, de 2.916. En total, el número de efectivos de las Fuerzas Armadas ascendía a 117.760. La Brigada Experimental 2035 contará con entre 2.600 y 2.800 efectivos, lo que implica entre 500 y 800 militares menos que en la configuración actual.

El CVR 8x8, que sustituirá a los actuales BMR.

El proyecto entrará en fase experimental efectiva el próximo mes de noviembre. Será entonces cuando, entre otras cosas, comience a trabajar con los vehículos 8x8, que como ya explicamos serán una suerte de cuarteles en movimiento, sirviendo de enlace entre posiciones y recabando y distribuyendo toda la información necesaria para las unidades. Las armas y aparataje de los soldados irán conectadas al vehículo, con lo que habrá un intercambio continuo.

El plan del Ejército es que dicha fase experimental concluya un año después, en el segundo semestre de 2019. Para entonces, la BriEx2035 habrá trabajado en tres grupos tácticos a nivel batallón con medio millar de efectivos cada uno y estará organizada de forma modular, lo que le permitirá intervenir junto con otras fuerzas o por separado.

En una reciente entrevista en Infodefensa.com, el General de División Luis Martínez Mejide, Jefe de la División de Planes del Ejército de Tierra, explicaba que esta primera fase de experimentación de la BriEx2035  permitirá al Ejército tener un concepto claro de las diferentes áreas de esta brigada para 2019. Un proceso en el que, recalcó, será necesaria "una comunicación intensa" con la industria de Defensa para los nuevos desarrollos de esta unidad.


Primera misión internacional para el 'Juan Carlos I'

El buque insignia de la Armada española, el Juan Carlos I, inciará dentro de unos días la que será su primera participación en una misión internacional. En concreto, transportará una dotación de helicópteros del Ejército de tierra hasta Irak, donde quedarán integrados en la operación Inherent Resolve. 

El Juan Carlos I partirá de la base gaditana de Rota a comienzos de mayo con tres Chinook HT-17 y dos Cougar HT-27 y  la fragata Blas de Lezo como escoltaAmbas naves cruzarán el Mediterráneo hasta alcanzar el Mar Rojo atravesando el Canal de Suez y atracar finalmente en Kuwait en una base logística estadounidense tras bordear la Península Arábiga. Una vez allí, los helicópteros, al mando de la Comandante Gala Gallego partirán hasta Taji, cerca de Bagdad, donde tendrán su base de operaciones.

En su regreso, el Juan Carlos I y la fragata Blas de Lezo harán escala en los puertos de Bombay y Alejandría, completando su misión con actividades de diplomacia de Defensa dirigidas a potenciar la industria nacional.

El buque anfibio portaeronaves Juan Carlos I es un buque multipropósito y el mayor buque de guerra construido en España. La propia Armada española lo define como "una unidad tecnológicamente avanzada, interoperable, adiestrada y alistada, lo cual le permite actuar con garantías de éxito en escenarios muy variados".


El Ejército se adapta a la guerra híbrida

La irrupción de los conflictos híbridos -combinación de batallas abiertas y lucha antiterrorista- obliga a modificar las tácticas y planes militares. El Ejército de Tierra está trabajando en esta adaptación con la vista puesta en el año 2035.

Unas guerras que "se desarrollarán en un escenario exigente, en zonas urbanas y entre la población", según el General Martín Bernardi, Segundo Jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra. La clave para una buena respuesta: "La anticipación".

 Combate subterráneo

La experiencia adquirida en la lucha contra el autodenominado Estado Islámico evidencia que el enemigo del futuro tendrá experiencia y capacidad de lucha en campo abierto pero también una importante capacidad de actuación en zonas urbanas, con modelos de guerrilla.

En concreto, la batalla de Mosul dejó entrever la importancia del subsuelo en este tipo de combate urbano. Los terroristas del IS utilizaron galerías en el subsuelo para infligir gran daño. El Ejército está desarrollando programas de entrenamiento en galerías subterráneas, como los ejercicios que lleva a cabo la Legión en las cuevas de Alquife (Granada).

La importancia del perro en el combate

La batalla de Mosul también ha permitido concluir la importancia de la participación de perros en el combate. Más allá de su adiestramiento para la detección de explosivos, el uso de canes en operaciones contra este tipo de enemigo híbrido resulta muy útil,.

Primero, porque en un combate de distancia corta el perro actúa con mayor rapidez y genera un fuerte desconcierto en el enemigo. Segundo, porque el animal puede acceder a áreas a las que una persona no puede llegar.

Estructuras adapatadas

El modelo de guerra híbrida se caracteriza por la necesidad de adaptación a entornos complejos y cambiantes: del enfrentamiento directo a la acción terrorista dirigida a la desestabilización.

En este sentido, el Ejército está diseñando nuevas estructuras partiendo de brigadas de entre 2.500 y 2.800 efectivos. Estas unidades actuarán de forma prácticamente autónoma, tanto desde un punto de vista operativo como en cuanto a capacidades, actuando como si se tratara de un pequeño ejército de respuesta rápida.

8x8

Un elemento básico en este diseño de Ejército futuro es el vehículo 8x8. No sólo por la capacidad de movimiento que tendrá al poseer ocho ruedas, sino sobre todo por la forma de utilizarlo.

Serán una especie de cuarteles en movimiento, sirviendo de enlace entre posiciones y recabando y distribuyendo toda la información necesaria para las unidades. Las armas y aparataje de los soldados irán conectadas al vehículo, con lo que habrá un intercambio continuo de información.

Estos vehículos que funcionarán como auténticas plataformas de combate, podrán además utilizarse en remoto a través de un joystick.

Un cielo de drones

Los escenarios de lucha contra el Estado Islámico han puesto encima de la mesa una realidad: el uso de la tecnología está al alcance de cualquiera. Los drones, que en conflictos anteriores eran monopolio de uno de los bandos, forman parte habitual del escaparate de amenazas posibles.

¿Cómo luchar contra pequeñas aeronaves controladas en remoto cargadas de explosivos? El Ejército ya está trabajando con la industria especializada para poder dotar a los soldados de medios como trajes con sensores especiales hasta robótica e inteligencia artificial.


El plan de inversión del Ministerio de Defensa será a 15 años y superará los 30.000 millones

Fragata F110, fabricada en España por Navantia. | Navantia

El plan de inversión anunciado por la Ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, va tomando forma. Aunque aún está en planeamiento y, tras ser presentado, deberá ser aprobado por el Congreso de los Diputados, ya empiezan a conocerse algunos detalles.

Según publicaba recientemente 'El Independiente', el paquete de inversiones superará los 30.000 millones de euros y se planteará en un plazo de 15 años. Con estas medidas, además de dar un empujón importante a la industria de defensa española, se busca modernizar los medios de los que disponen las Fuerzas Armadas españolas.

Uno de los proyectos que más urgen es la renovación de las fragatas. El objetivo del Ministerio comandado por María Dolores de Cospedal es incorporar a la Armada cinco fragatas F-110, que fabricaría Navantia en España, cuyo coste asciende a unos 2.000 millones por unidad.

En cuanto al Ejército del Aire, el objetivo es, a imagen y semejanza de Reino Unido, Francia y Alemania, adquirir un avión de combate europeo en el marco del programa Future Combat Air System. Mientras se completa dicho programa, que suele llevar décadas, se utilizará el Eurofighter a medida que los actuales F-18 vayan retirándose.

Los blindados 8x8, que también se fabricarán en España, los helicópteros NH-90 y los submarinos S-80 completan un catálogo de mejora de la dotación de las Fuerzas Armadas cuyo incremento en el gasto acercará a España al objetivo del 2% del PIB fijado para los miembros de la OTAN para 2024.