Nuevos horizontes para la Seguridad europea

Tras la reciente crisis en Afganistán provocada por la retirada del ejército norteamericano y el anuncio de la alianza AUKUS, suscrita por Estados Unidos, Australia y Reino Unido para hacer frente a China en la región Indo-Pacífico, parece obvio que la Unión Europea necesita repensar su modelo de influencia.

Los altos mandatarios europeos ya han comenzado a trabajar en esta línea. De hecho, como aseguró el pasado mes de octubre Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, en el marco de un encuentro sobre seguridad y defensa de los 27 jefes de estado y gobierno de la Unión Europea, "2022 será el año de la defensa europea".

Como apuntó Michel, es necesario “aumentar la cooperación en Defensa a nivel de la UE", algo para lo que pidió en el mencionado encuentro "fortalecer la unidad" de los países de la Unión en torno a este tema. "Si podemos reforzar la Defensa común será bueno para la UE, para los ciudadanos europeos y para los socios y aliados".

Siguiendo esta misma línea, el alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, ha presentado esta semana a los ministros de Asuntos Exteriores y de Defensa de los países miembros la ‘Brújula Estratégica’. Un documento con la vocación de ayudar a los países de la Unión Europea a establecer una posición geopolítica común, y que plantea el desarrollo de las diferentes herramientas con las que alcanzar esta posición.

Entre ellas, como ya había anunciado Borrell, se encontrará una nueva fuerza de acción rápida que permita a la Unión Europea actuar “de manera autónoma, cuando y donde sea necesario”. Para Borrell, esta fuerza que constituiría la primera semilla de un ejército europeo, y que deberá estar lista antes de 2025, permitirá “actuar con mayor rapidez y decisión ante las crisis; proteger a nuestros ciudadanos contra las amenazas que cambian rápidamente; invertir en las capacidades y tecnologías que necesitamos, y alcanzar asociaciones con terceros para lograr objetivos comunes”.


Diego Crescente, nuevo director del Instituto de Seguridad y Cultura

El reconocido experto en relaciones institucionales y asuntos públicos, Diego Crescente, ha sido nombrado director del Instituto de Seguridad y Cultura.

Licenciado en derecho por la Universidad Complutense de Madrid, cuenta con un máster en Derecho Europeo por esta misma universidad, con un Máster en Comunicación Empresarial e Institucional por la Universidad Autónoma de Barcelona, con el Postgrado de Inteligencia Económica y de Seguridad de la Universidad Pontificia de Comillas, y con un Curso de Analista de Inteligencia por la Universidad Internacional de Andalucía. Además, actualmente se encuentra realizando un doctorado por la Universidad Complutense de Madrid sobre servicios de inteligencia y seguridad internacional.

Después de una dilatada experiencia en el sector público, donde ha ocupado cargos de responsabilidad dentro de los ministerios de Asuntos Exteriores, e Industria, Turismo, Comercio y Energía y Presidencia del Gobierno, Diego Crescente dio el salto al sector privado de la mano de MAS Consulting, consultora de Asuntos Públicos y Comunicación, firma de la que ha sido socio hasta su incorporación al Instituto de Seguridad y Cultura.

Además, colabora como analista internacional en diversos medios de comunicación y revistas especializadas en temas relacionados con la energía y las relaciones internacionales, es profesor en el Postgrado de Inteligencia Económica (PIE) y en el Postgrado de Dirección de Asuntos Públicos (PDAP), ambos impartidos por la Universidad Pontificia de Comillas y el MAS Consulting Institute, y es cofundador de ‘Intel & Beers’, un foro sobre actividades, técnicas y procedimientos de Inteligencia.

«Asumo con gran entusiasmo esta nueva responsabilidad. La labor que ha venido desarrollando el Instituto en los últimos años representa un avance fundamental en la visibilización de los riesgos que el extremismo violento representa para nuestra sociedad y el Estado de derecho. Para erradicarlo, es imprescindible la implicación de la sociedad civil en la defensa de los valores democráticos».


Inaugurada la segunda edición de la Feria Internacional de Defensa y Seguridad - Feindef

La ministra de Defensa, Margarita Robles, observando un 8x8 en Feindef el 3 de noviembre. | Ministerio de Defensa

 

El pasado 3 de noviembre se inauguró la segunda edición de la Feria Internacional de Defensa y Seguridad (FEINDEF), que se celebra en Madrid, en IFEMA, del 3 al 5 de noviembre. El éxito de la primera edición, celebrada en 2019, ha hecho que este año se haya duplicado el número de metros cuadrados dedicados a la feria hasta los 31.000, permitiendo que haya hasta 156 expositores de 12 países. Además, las previsiones de asistencia de la organización son de más de 20.000 visitantes.

El objetivo de la feria es poner en contacto a empresas de la industria de defensa y seguridad con autoridades de los ministerios de Defensa e Interior de España, además de las Fuerzas Armadas y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, delegados oficiales de las Fuerzas Armadas extranjeras o altos directivos de empresas del sector.

En este sentido, Margarita Robles, ministra de Defensa, explicó durante la inauguración de Feindef que el objetivo del Gobierno es "hacer una apuesta muy importante por la industria española, que supone avance, tecnología I+D+i, modernidad para las Fuerzas Armadas y creación de puestos de trabajo". La ministra recalcó que el objetivo además es "potenciar que la industria española tenga una proyección europea, una proyección internacional, porque todo lo que sea mejorar la industria español es mejorar la creación de puestos de trabajo".

Más allá del networking y los contactos, en la feria también se han programado actividades y conferencias que persiguen fomentar la oportunidad de conocer y debatir sobre asuntos clave en Europa, Norte de África, Oriente Medio y Sudamérica.

 


La capacidad de Disuasión y Defensa y la retirada de Afganistán, temas centrales de la reunión de la OTAN en Bruselas

Los ministros de Defensa de los países de la OTAN se reunieron en Bruselas el pasado 21 de Octubre para tratar los avances en la capacidad de Disuasión y Defensa de la Alianza y extraer lecciones de la retirada de Afganistán. Además, el encuentro significó otro paso adelante en los procesos de reflexión preparatorios del Concepto Estratégico de la OTAN, en el que España participa de forma muy activa.

Al encuentro se sumó el alto representante de la UE, Josep Borrell, además de los ministros de Defensa de Suecia y Finlandia, que no forman parte de la Alianza, pero participaron como Estados miembros de la UE para coordinar la cooperación entre la Unión y la OTAN. Además, los miembros de la Alianza mantuvieron otro encuentro en el que profundizaron en algunas áreas de la Brújula Estratégica, el documento que servirá como guía de la política de Defensa para los países OTAN.

La ministra de Defensa de España Margarita Robles aprovechó para mantener un encuentro bilateral con el secretario de Defensa de EEUU, Lloyd J. Austin, deliberar sobre los intereses comunes de ambos países y reforzar que España y EEUU son “aliados firmes, sólidos y serios”. Dicho encuentro también afianzó que la próxima cumbre de la OTAN, que se celebrará en Madrid en junio de 2022, tendrá una participación muy importante de EEUU.

Tanto Austin como Robles recordaron el importante papel que ejerció la Base Naval de Rota en la evacuación de los aliados de Afganistán. De hecho, la ministra española se mostró muy “orgullosa de los valores y acciones de nuestras Fuerzas Armadas durante la evacuación” y agradeció a EEUU su ayuda, en especial el sacrificio de los 13 marines que murieron durante las operaciones de evacuación.

Durante el encuentro bilateral, también se trataron algunas de las amenazas más próximas a España, en especial la situación del Sahel y la evolución del continente Africano, un contexto en el que Lloyd J. Austin agradeció la presencia de la Armada española en el Golfo de Guinea.