Francia retira a sus últimos soldados de Mali tras nueve años de misión

El pasado lunes, 15 de agosto de 2022, el Gobierno francés anunció la salida de sus tropas de Mali. Tras casi una década de misión militar contra el yihadismo, Francia y sus aliados se retiran del país africano.

El Sahel, el área geográfica que se extiende por África entre el desierto del Sáhara y la sabana sudanesa, es una de las principales preocupaciones de Europa, debido a la inestabilidad política, económica y social de la zona, junto a la proliferación de grupos yihadistas.

En el año 2013, Francia iniciaba un despliegue militar en Mali para combatir el extremismo islámico en el país africano, la Operación Barkhane, una misión destinada a evitar que los grupos insurgentes se afianzaran en la región.

El Ministerio de Defensa francés informó en un comunicado que a las 13:00 (hora de París) del lunes, la última unidad de la fuerza Barkhane cruzaba la frontera entre Mali y Nigeria. De ahora en adelante, la misión francesa se traslada a este último país en su lucha contra el yihadismo radical en la región del Sahel, en Chad y en el golfo de Guinea.

La salida del último soldado de misión en Mali llega seis meses después de que el Gobierno francés informara de que pondría fin a la Operación. Según ha informado el Eliseo, tras consultar con sus socios africanos y europeos, y debido a las condiciones políticas y operativas del momento, Francia ha decidido reorganizar su dispositivo fuera de este país.

Fuente de la imagen: El País


Rusia realizará junto con Argelia ejercicios militares antiterroristas en el Sáhara, cerca de la frontera con Marruecos

Según el servicio de prensa del Distrito Militar del Sur, perteneciente a las fuerzas armadas de Rusia, los ejercicios militares ruso-argelinos denominados Desert Shield (Escudo del desierto), se llevarán a cabo este año, por primera vez, en Argelia.

Los representantes del Ejército Nacional del Pueblo Argelino y del Distrito Militar Sur han aprobado el calendario, el diseño, la composición de las fuerzas, los medios y el escenario de los ejercicios conjuntos, que tendrán lugar a lo largo del próximo mes de noviembre de 2022 en el campo de pruebas de Hammaguir.

El anuncio del acuerdo ha tenido lugar en plena gira africana del secretario de Estado de Estados Unidos Antony Blinken, después de que el ministro del Exterior ruso, Sergey Lavrov, y el presidente francés, Emmanuel Macron, visitaran la región recientemente.

Los ejercicios Desert Shield

Está previsto que los simulacros involucren a cerca de 80 militares argelinos y 80 unidades de fusileros motorizados, estacionados en el norte del Cáucaso. Durante los ejercicios, las unidades de ambos países practicarán la búsqueda, detección y eliminación de grupos terroristas en el escenario de un clima desértico cálido.

Los primeros ejercicios militares conjuntos entre Rusia y Argelia tuvieron lugar en octubre de 2021, en la República de Osetia del Norte-Alania. En ellos participaron 200 unidades militares, 40 unidades de combate y equipos especiales.

Rusia tiene previsto continuar con los ejercicios miliares acordados en el calendario del Distrito Militar del Sur para 2022, que incluye acciones en conjunto con las fuerzas armadas de Pakistán, Kazajstán y Egipto.

Una localización estratégica

El campo de maniobras de Hammaguir, escogido como escenario principal para llevar a cabo estos ejercicios, se encuentra en la provincia de Béchar, al suroeste de la ciudad con el mismo nombre, un emplazamiento muy cercano a la frontera con Marruecos. Béchar fue un antiguo emplazamiento del ejército francés utilizado para el desarrollo de armas balísticas y lanzadores espaciales, que fue entregado a Argelia en 1967.

La elección de Béchar para llevar a cabo los ejercicios Desert Shield 2022 podría tener una intencionalidad política y estratégica, como muestra de fuerza militar y como respuesta a la reciente celebración de los ejercicios militares African Lion 2022, una iniciativa organizada por las Fuerzas Armadas Reales de Marruecos y el Ejército de los Estados Unidos, con la participación de delegaciones de un total de 13 países aliados, que tuvo lugar a finales de junio en las regiones de Kenitra, Agadir, TanTan, Taroudant y Mahbès.

El anuncio de esta asociación estratégica es una muestra más del vínculo de cooperación que existe entre Rusia y Argelia, que sigue perfilándose como el mejor aliado de Rusia en el norte de África.

Fuente de la imagen: Reuters / Maxim Sheme 


Nuevos horizontes para la Seguridad europea

Tras la reciente crisis en Afganistán provocada por la retirada del ejército norteamericano y el anuncio de la alianza AUKUS, suscrita por Estados Unidos, Australia y Reino Unido para hacer frente a China en la región Indo-Pacífico, parece obvio que la Unión Europea necesita repensar su modelo de influencia.

Los altos mandatarios europeos ya han comenzado a trabajar en esta línea. De hecho, como aseguró el pasado mes de octubre Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, en el marco de un encuentro sobre seguridad y defensa de los 27 jefes de estado y gobierno de la Unión Europea, "2022 será el año de la defensa europea".

Como apuntó Michel, es necesario “aumentar la cooperación en Defensa a nivel de la UE", algo para lo que pidió en el mencionado encuentro "fortalecer la unidad" de los países de la Unión en torno a este tema. "Si podemos reforzar la Defensa común será bueno para la UE, para los ciudadanos europeos y para los socios y aliados".

Siguiendo esta misma línea, el alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, ha presentado esta semana a los ministros de Asuntos Exteriores y de Defensa de los países miembros la ‘Brújula Estratégica’. Un documento con la vocación de ayudar a los países de la Unión Europea a establecer una posición geopolítica común, y que plantea el desarrollo de las diferentes herramientas con las que alcanzar esta posición.

Entre ellas, como ya había anunciado Borrell, se encontrará una nueva fuerza de acción rápida que permita a la Unión Europea actuar “de manera autónoma, cuando y donde sea necesario”. Para Borrell, esta fuerza que constituiría la primera semilla de un ejército europeo, y que deberá estar lista antes de 2025, permitirá “actuar con mayor rapidez y decisión ante las crisis; proteger a nuestros ciudadanos contra las amenazas que cambian rápidamente; invertir en las capacidades y tecnologías que necesitamos, y alcanzar asociaciones con terceros para lograr objetivos comunes”.


Diego Crescente, nuevo director del Instituto de Seguridad y Cultura

El reconocido experto en relaciones institucionales y asuntos públicos, Diego Crescente, ha sido nombrado director del Instituto de Seguridad y Cultura.

Licenciado en derecho por la Universidad Complutense de Madrid, cuenta con un máster en Derecho Europeo por esta misma universidad, con un Máster en Comunicación Empresarial e Institucional por la Universidad Autónoma de Barcelona, con el Postgrado de Inteligencia Económica y de Seguridad de la Universidad Pontificia de Comillas, y con un Curso de Analista de Inteligencia por la Universidad Internacional de Andalucía. Además, actualmente se encuentra realizando un doctorado por la Universidad Complutense de Madrid sobre servicios de inteligencia y seguridad internacional.

Después de una dilatada experiencia en el sector público, donde ha ocupado cargos de responsabilidad dentro de los ministerios de Asuntos Exteriores, e Industria, Turismo, Comercio y Energía y Presidencia del Gobierno, Diego Crescente dio el salto al sector privado de la mano de MAS Consulting, consultora de Asuntos Públicos y Comunicación, firma de la que ha sido socio hasta su incorporación al Instituto de Seguridad y Cultura.

Además, colabora como analista internacional en diversos medios de comunicación y revistas especializadas en temas relacionados con la energía y las relaciones internacionales, es profesor en el Postgrado de Inteligencia Económica (PIE) y en el Postgrado de Dirección de Asuntos Públicos (PDAP), ambos impartidos por la Universidad Pontificia de Comillas y el MAS Consulting Institute, y es cofundador de ‘Intel & Beers’, un foro sobre actividades, técnicas y procedimientos de Inteligencia.

«Asumo con gran entusiasmo esta nueva responsabilidad. La labor que ha venido desarrollando el Instituto en los últimos años representa un avance fundamental en la visibilización de los riesgos que el extremismo violento representa para nuestra sociedad y el Estado de derecho. Para erradicarlo, es imprescindible la implicación de la sociedad civil en la defensa de los valores democráticos».