Terrorismo yihadista, una amenaza en aumento

Se acaban de cumplir 14 años del peor atentado sufrido en Europa. El 11-M supuso un antes y un después en la percepción de la amenaza yihadista en España y en todo Occidente. Con motivo de esta efeméride, el periodista especializado en Datos Marcos García Rey ha querido hacer una suerte de radiografía de la amenaza yihadista en España.

Entre otros, recoge la opinión de Manuel R. Torres Soriano, experto en terrorismo y colaborador del Instituto de Seguridad y  Cultura, quien afirma que "el señalamiento de España como objetivo no ha disminuido con respecto a 2004, ya que desde la perspectiva de estos grupos no importa mucho si tienes tropas en Iraq porque no deja de ser Al Andalus y nuestro país siempre es encuadrado dentro de la gran coalición internacional a la que combaten".

El nivel de alerta terrorista se mantiene en el 4 (en una escala de 5) desde 2015. Y la amenaza yihadista, lejos de disminuir, ha ido en aumento. En 2017, se llevaron a cabo en España 53 operaciones policiales contra este tipo de terrorismo. El número de detenidos en España en relación con estos delitos ascendió en 2017 a 77, la cifra más alta desde 2004, año en que se produjeron los atentados del 11-M. A esto hay que sumar que, en la última década, 362 de los 380 asesinados por el terror yihadista lo fueron entre 2015 y 2017.

Otro dato que evidencia el crecimiento de la amenaza yihadista es el de los presos condenados por delitos relacionados con este terrorismo en España. Hasta octubre de 2017, había en las cárceles españolas 151 convictos por estos motivos, tan sólo uno menos que en 2006, el año en que más hubo.

Pero si nos fijamos en presos que forman parte del programa de control del yihadismo puesto en marcha desde Instituciones Penitenciarias, las cifras aumenta. En concreto, 277 presos estarían siendo controlados, el triple que en julio de 2014, cuando se puso en marcha dicho programa.


Interior pone en común con las comunidades autónomas los avances en el Pacto Antiyihadista

El Ministro  del Interior, Ignacio Zoido, se reunió esta semana con sus homólogos autonómicos con el objetivo de poner en común los avances que se han hecho en la lucha contra el terrorismo yihadista así como los proyectos en los que se está trabajando en el marco del Pacto Antiyihadista.

A esta reunión, que era la primera vez que se celebraba, acudieron todas las comunidades autónomas a excepción del País Vasco y Cantabria. Cataluña, sin Gobierno desde la aplicación del artículo 155 de la Constitución, estuvo representada por el secretario general técnico del Ministerio, Juan Antonio Puigserver, que tiene asumidas las responsabilidades en materia de Seguridad.

En la reunión, calificada como "positiva" por parte del Secretario de Estado de Interior, José Antonio Nieto, se abordó, entre otras cuestiones, que los Cuerpos Locales de Policía tengan un papel "más proactivo" en la lucha antiterrorista, especialmente en lo que se refiere al intercambio de información con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que se pretende que sea más ágil.

En este sentido, serán los funcionarios de la Policía Nacional y de la Guardia Civil quienes instruyan a los agentes locales en cuanto a los protocolos a seguir en casos relacionados con el terrorismo. Algo que entronca con lo planteado por la representante del Gobierno balear, Catalina Clavera, que pidió "más formación para la Policía Local en materia de antiterrorismo yihadista, por parte de miembros de Policía Nacional y Guardia Civil".

Cladera enfatizó el papel destacable que deben jugar las comunidades autónomas en la lucha contra el yihadismo toda vez que conocen "de primera mano el territorio y tienen información valiosa".


Conferencia de Humberto Trujillo: 'La cultura del miedo como herramienta yihadista'

El Instituto de Seguridad y Cultura organiza la conferencia ‘La cultura del miedo como herramienta yihadista’, que ofrecerá Humberto Trujillo, Catedrático de Psicología de la Universidad de Granada, el martes 20 de marzo en Córdoba.

El evento tendrá lugar en el TRYP Córdoba Hotel, situado en la Avenida de Medina Azahara, 7, a las 19:00 horas. El ponente analizará la creación de una cultura del miedo en las sociedades yihadistas como herramienta de control, organización y coerción interna. Una cultura construida en torno a una estructura de símbolos y valores basada en el miedo como herramienta de proselitismo que busca además el impacto en sus enemigos, especialmente Occidente.

Para asistir al acto, que se enmarca en el programa Democracia, Radicalismo y Sociedad Civil, es necesario inscribirse rellenando este formulario o enviando un correo electrónico a info[at]seguridadycultura.org.


El Ejército se adapta a la guerra híbrida

La irrupción de los conflictos híbridos -combinación de batallas abiertas y lucha antiterrorista- obliga a modificar las tácticas y planes militares. El Ejército de Tierra está trabajando en esta adaptación con la vista puesta en el año 2035.

Unas guerras que "se desarrollarán en un escenario exigente, en zonas urbanas y entre la población", según el General Martín Bernardi, Segundo Jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra. La clave para una buena respuesta: "La anticipación".

 Combate subterráneo

La experiencia adquirida en la lucha contra el autodenominado Estado Islámico evidencia que el enemigo del futuro tendrá experiencia y capacidad de lucha en campo abierto pero también una importante capacidad de actuación en zonas urbanas, con modelos de guerrilla.

En concreto, la batalla de Mosul dejó entrever la importancia del subsuelo en este tipo de combate urbano. Los terroristas del IS utilizaron galerías en el subsuelo para infligir gran daño. El Ejército está desarrollando programas de entrenamiento en galerías subterráneas, como los ejercicios que lleva a cabo la Legión en las cuevas de Alquife (Granada).

La importancia del perro en el combate

La batalla de Mosul también ha permitido concluir la importancia de la participación de perros en el combate. Más allá de su adiestramiento para la detección de explosivos, el uso de canes en operaciones contra este tipo de enemigo híbrido resulta muy útil,.

Primero, porque en un combate de distancia corta el perro actúa con mayor rapidez y genera un fuerte desconcierto en el enemigo. Segundo, porque el animal puede acceder a áreas a las que una persona no puede llegar.

Estructuras adapatadas

El modelo de guerra híbrida se caracteriza por la necesidad de adaptación a entornos complejos y cambiantes: del enfrentamiento directo a la acción terrorista dirigida a la desestabilización.

En este sentido, el Ejército está diseñando nuevas estructuras partiendo de brigadas de entre 2.500 y 2.800 efectivos. Estas unidades actuarán de forma prácticamente autónoma, tanto desde un punto de vista operativo como en cuanto a capacidades, actuando como si se tratara de un pequeño ejército de respuesta rápida.

8x8

Un elemento básico en este diseño de Ejército futuro es el vehículo 8x8. No sólo por la capacidad de movimiento que tendrá al poseer ocho ruedas, sino sobre todo por la forma de utilizarlo.

Serán una especie de cuarteles en movimiento, sirviendo de enlace entre posiciones y recabando y distribuyendo toda la información necesaria para las unidades. Las armas y aparataje de los soldados irán conectadas al vehículo, con lo que habrá un intercambio continuo de información.

Estos vehículos que funcionarán como auténticas plataformas de combate, podrán además utilizarse en remoto a través de un joystick.

Un cielo de drones

Los escenarios de lucha contra el Estado Islámico han puesto encima de la mesa una realidad: el uso de la tecnología está al alcance de cualquiera. Los drones, que en conflictos anteriores eran monopolio de uno de los bandos, forman parte habitual del escaparate de amenazas posibles.

¿Cómo luchar contra pequeñas aeronaves controladas en remoto cargadas de explosivos? El Ejército ya está trabajando con la industria especializada para poder dotar a los soldados de medios como trajes con sensores especiales hasta robótica e inteligencia artificial.