El Director del Instituto Español de Estudios Estratégicos del Ministerio de Defensa, el General Miguel Ángel Ballesteros, analiza en una entrevista en El Español la amenaza yihadista y los distintos modelos de prevención de del extremismo violenta y el terrorismo de nuestros países vecinos.

Ballesteros, uno de los mayores expertos españoles en cuestiones relacionadas con la radicalización, el yihadismo y otras corrientes radicales, reconoce estar más preocupado por lo que ocurre en Mosul, donde en apenas unas semanas se espera poner fin al dominio del Daesh, que por los acontecimientos que giran en torno al bruselense barrio de Molenbeek, de donde han salido numerosos terroristas del Daesh hacia Siria e Irak: “Los militares atendemos más a Mosul, el campo de acción, el resto es cuestión de la Policía”.

Aunque la derrota militar del Daesh es esencial, Ballesteros insiste en que no supondrá su derrota definitiva. El General recalca que, tras la batalla militar, llega la más compleja e importante: “La lucha contra la radicalización y la ideología” Es en este campo donde, tanto a nivel nacional como europeo, se debe trabajar incentivando la cooperación, el intercambio de inteligencia y las actividades de prevención.

En este sentido, Ballesteros señala la importancia de no perder de vista “nuestras raíces y principios” como uno de los pilares fundamentales en la lucha contra el extremismo violento y el terrorismo yihadista, así como la necesidad de “encontrar un equilibrio entre libertades y seguridad”.

En cuanto a las diferentes legislaciones y modelos de prevención del extremismo violento y el terrorismo, el Director del IEEE reivindica el desarrollo de España en materia de seguridad y justicia, y pone como ejemplo uno de los últimos avances: “Hasta ahora la figura del agente infiltrado en redes no estaba protegido. Eso España lo tiene resuelto y no lo tiene todo el mundo”.

Ballesteros analiza la situación de España frente a los países de su entorno. Mientras que desde Francia y Reino Unido se estima que han marchado 1.500 y 1.000 personas, respectivamente, para unirse a las filas del Daesh en Siria e Irak, los números en España son mucho más reducidos. Sin embargo, el Director del IEE avisa: “Hay sitios donde ya está [el Daesh], en Melilla y Ceuta, y donde llegaron las primeras oleadas [de inmigrantes], que es Cataluña. El peligro en España irá incrementándose con la segunda generación«.

Comments are closed.