Con el inicio de 2024, España emerge como una fuerza militar más robusta, consolidándose entre las 20 principales potencias mundiales, según el último informe de Global Fire Power. Este análisis exhaustivo, basado en más de 60 factores, presenta una visión detallada de la capacidad militar de 145 naciones.

Posición Global y Comparativa:

España, escalando de la vigésima primera a la vigésima posición, demuestra un progreso significativo en comparación con 2023. Su índice PwrIndx la sitúa estratégicamente detrás de Alemania y por delante de Polonia, marcando un avance palpable en la escena militar internacional.

La OTAN ve a España en el séptimo lugar, subrayando su papel esencial dentro de la alianza. A nivel europeo, se mantiene en la cuarta posición, superada únicamente por Italia, Francia y Alemania.

Historial y evolución:

Históricamente, España ha experimentado diversas posiciones en este ranking. Desde su destacada décimo sexta posición en 2005 hasta fluctuaciones fuera de los primeros 25 lugares entre 2010 y 2017, el país ha demostrado resiliencia y constancia desde 2018 al mantenerse consistentemente en el grupo de las 25 principales potencias.

Modernización y presupuesto:

Un aumento del 26.4% en el presupuesto de Defensa durante 2023 respalda la modernización de las Fuerzas Armadas españolas. Este nuevo enfoque financiero ha catalizado proyectos clave, como el submarino S-81 ‘Isaac Peral’, situando a España en la «vanguardia naval».

Participación internacional:

La contribución activa de España en operaciones internacionales se refleja en su apoyo continuo a Ucrania y un aumento en la presencia de tropas en misiones de la ONU, la OTAN y la UE. Su liderazgo en la misión UNIFIL en Líbano y el mando en la misión de la Alianza en Irak resaltan su papel clave.

Capacidades específicas:

Ejército del Aire y del Espacio: Una flota sólida de 513 aeronaves destaca la capacidad aérea de España. Sin embargo, la falta de aviones cisterna plantea desafíos estratégicos, ubicándola en la última posición en este aspecto entre los países evaluados.

Armada: Aunque obtiene calificaciones sólidas en el total de navíos (168, posición 20), enfrenta desafíos en categorías clave como portaaviones y corbetas, ocupando la última posición en estas áreas.

Ejército de Tierra:  A pesar de no alcanzar la calificación de «bueno» en ningún aspecto, el Ejército de Tierra está inmerso en un proceso de modernización, reflejando un compromiso continuo con el fortalecimiento de sus capacidades.

Conclusiones:

El panorama militar de España en 2024 refleja una combinación de avances tácticos, modernización estratégica y un compromiso constante con la estabilidad global. Su posición ascendente en el ranking de Global Fire Power subraya su contribución significativa al escenario militar mundial.