El Center for Strategic and Internacional Studies (CSIS) ha publicado recientemente un informe sobre terrorismo analizando el impacto que ha tenido en Europa desde 1970 hasta mediados de 2016. Se trata de un documento que pone de manifiesto cómo el terrorismo ha supuesto una de las mayores amenazas a las que se ha enfrentado Europa desde hace décadas, teniendo en cuenta, no obstante, que en hasta tres ocasiones ha experimentado un gran crecimiento: en los años 70; en 1991 con los ataques terroristas en los Balcanes, el aumento del terrorismo palestino y el terrorismo derivado de la desaparición de la Unión Soviética; y entre 2014 y 2015, debido a los atentados terroristas perpetrados por yihadistas y la actividad terrorista existente en Ucrania.

En el caso de España, entre 1970 y 2016 hubo 3.245 ‘incidentes’, como se califican en el informe, principalmente debido a la acción criminal de la banda terrorista ETA y otros grupos separatistas. En los últimos cinco años estudiados, entre 2011 y 2016, el número de atentados se redujo a 14. El informe destaca que el mayor ataque vivido en Europa, en cuanto al número de personas asesinadas (191), tuvo lugar en Madrid el 11 de marzo de 2003.

A continuación, extraemos los datos más recientes para hacer una suerte de radiografía del terrorismo en Europa:

  • Desde el 1 de enero de 2015 al 16 de julio de 2016, en Europa se cometieron 46 atentados terroristas que dejaron 685 víctimas mortales, mientras que en el resto del mundo se consumaron 2.063 ataques, que dejaron un saldo de 28.031 víctimas mortales.
  • Casi la totalidad de los asesinados por acción terrorista en este periodo de tiempo lo fueron en atentados yihadistas.
  • La mayoría de ataques fueron obra de etnonacionalistas y separatistas extremistas (99). Los atentados perpetrados por extremistas de izquierda han aumentado desde 2014, llegando a alcanzar 27, de los cuales 16 tuvieron lugar en Italia.
  • El número de ataques terroristas de ideología yihadista descendió de 17 en 2015 a 13 en 2016; en concreto, seis se consideran de responsabilidad directa del Daesh.
  • Respecto al material empleado, en un 40% de los atentados de 2016 se utilizaron explosivos, lo que supone un porcentaje similar respecto a 2015. El uso de armas de fuego descendió significativamente entre 2015 y 2016, pasando de 57 a 6.
  • Además, los ataque de grupos de extrema derecha contra minorías étnicas y solicitantes de asilo han incrementado en los últimos dos años. Sin embargo, muchos de estos ataques no pueden llegar a catalogarse como terrorismo.
  • La mayoría de los arrestos por indicios de terrorismo están relacionados con el yihadismo. De hecho, las cifras de detenidos por este motivo van in crescendo: 395 en 2014, 687 en 2015 y 718 en 2016. En cambio, han descendido hasta la mitad los detenidos por terrorismo de extrema izquierda, pasando de 67 en 2015 a 31 2016. Finalmente, en 2015 se detuvo a 11 personas relacionadas con el terrorismo de extrema derecha y a 12 en 2016.
  • Francia es el único Estado miembro de la Unión Europea en el que hubo un aumento de detenidos: 238 en 2013, 424 en 2015 y 456 en 2016. Casi un tercio de dichos arrestos (291) fue de personas de 25 o menos años; de hecho, de los 456 detenidos en 2016, sólo un 9% tenía más de 40 años.

Comments are closed.