Instructores españoles (izquierda) conversan con mandos de la policía iraquí en Besmayah. | EMAD

El Departamento de Estado de Estados Unidos acaba de publicar su informe anual sobre la lucha contra el terrorismo, en el que analiza la situación a lo largo de 2016. Dicho informe incluye un balance de Europa, estableciendo una valoración conjunta del continente y detallando después la situación de cada uno de los países.

La valoración de España es bastante buena, destacando tanto la cooperación con EEUU y otros países en la lucha contra el terrorismo internacional como la buena coordinación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado contra esta actividad criminal, en gran medida por la experiencia de la lucha contra ETA, así como su “liderazgo” en la lucha contra la financiación de actividades terroristas y el blanqueo de capitales.

Pero el informe destaca además la puesta en marcha de un programa para prevenir el extremismo violento a nivel municipal y la actividad policial y judicial contra el terrorismo:

  • Intercambio de información: El Departamento de Estado destaca que “España ha compartido activamente con Estados Unidos la lucha contra el terrorismo internacional a lo largo de 2016”, enfatizando que mantiene un “robusto intercambio de información” con distintos países, entre ellos Marruecos y Argelia. Además, reseña que desde 2004 forma parte del llamado 5+5, el grupo de trabajo informal contra el extremismo islamista que une a cinco países europeos (España, Francia, Italia, Malta y Portugal) y cinco magrebíes (Argelia, Libia, Mauritania, Marruecos y Túnez). 
  • Coalición contra el Estado Islámico: El informe destaca que España ha sido un “importante contribuyente” a la coalición contra el IS, colaborando en la misión de entrenamiento de fuerzas de seguridad en Irak con 300 españoles desplegados en Bismayah. Las autoridades estadounidenses añaden que, en diciembre de 2016, el Consejo de Ministros aprobó aumentar dicha misión en 150 efectivos más. 
  • Balance policial y judicial: El documento destaca que, desde que en junio de 2015 se elevó la alerta terrorista al nivel 4 (sobre 5) y hasta diciembre de 2016, se arrestó a 177 sospechosos de terrorismo en todo el territorio nacional. El informe recoge que estos detenidos han sido acusados de cargos que van desde enaltecimiento del terrorismo hasta haber sido entrenados para cometer atentados, pasando por el reclutamiento de terroristas para luchar en el extranjero. En este sentido, el Departamento de Estado cita a las autoridades españolas para reseñar que, hasta diciembre de 2016, 204 personas, entre españoles y extranjeros con arraigo en España, viajaron desde España a Siria e Irak para unirse a grupos terroristas. Varias docenas habrían muerto, mientras que la mayoría de los que regresaron (en torno a 25) permanecen encarcelados.
  • CITCO: El informe califica la estructura legal contra el terrorismo de España como “madura”, algo que relaciona directamente con “la larga lucha contra el terrorismo doméstico de ETA”. Además, el Departamento de Estado valora positivamente la reforma del Código Penal que introdujo en 2015 nuevas herramientas legales para perseguir delitos como el enaltecimiento del terrorismo. Todo este entramado legal se pone en relación directa con las “efectivas” capacidades antiterroristas de España, coordinadas por el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO).
  • Extremismo violento: El Departamento de Estado hace una mención específica a la puesta en marcha del Plan Estratégico Nacional de Lucha Contra la Radicalización Violenta (PEN-LCRV) aprobado en 2015, que coordina el CITCO y que ha iniciado un programa a nivel municipal en diversas ciudades de España, del que Málaga se ha convertido en proyecto piloto. El informe destaca que, desde diciembre de 2015, la línea de teléfono creada para recibir alertas sobre radicalización recibió más de 900 avisos, más de la mitad provenientes de Andalucía, Cataluña y Madrid.

 

Comments are closed.