El proceso de radicalización islamista no es uniforme. En concreto, en España, hay cuatro demarcaciones que sobresalen como centros de radicalización por encima del resto del territorio nacional. La provincia de Barcelona es el punto de mayor actividad en este sentido, seguida de Ceuta, el área metropolitana de Madrid y, finalmente, Melilla.

De acuerdo con el Director del Programa sobre Terrorismo Global del Real Instituto Elcano, Fernando Reinares, y la investigadora principal de Terrorismo Internacional de la misma institución, Carola García-Calvo, entre 2013 y 2016 se detuvo en España a 178 individuos “con actitudes y creencias propias del salafismo yihadista” en esas cuatro demarcaciones geográficas.

Reinares y García-Calvo, que arrojaron estos datos en una tribuna conjunta en El País, destacan que en la provincia de Barcelona, Madrid y su área metropolitana, Ceuta y Melilla, residen en cambio poco más de un tercio de todos los musulmanes que viven en España.

La conclusión de cruzar ambos datos es evidente: el porcentaje de radicalizados en comparación con el conjunto de musulmanes de cada una de estas demarcaciones duplica al del resto del territorio nacional. Algo que, destacan estos expertos, confirma la pauta observada en el conjunto de Europa desde 2012.

Desde el Real Instituto Elcano han llevado a cabo un estudio que, según explican en su artículo Reinares y García-Calvo, les ha permitido aislar dos factores en relación con estos proceso de radicalización yihadista. El primero de ellos tiene que ver con la figura del agente de radicalización. El 90% de los detenidos en España se radicalizaron a través del contacto con uno o más de estos agentes, en la gran mayoría de los casos un contacto personal.

Además, en un alto porcentaje (más del 50%), se trataba de figuras carismáticas por su implicación terrorista, tanto dentro como fuera de España. Por otro lado, un 70% de los detenidos había tenido contactos personales previos a su radicalización con otros individuos de su entorno a su vez radicalizados.

 

 

1 Comment

  1. […] otro lado, la célula de Ripoll responde a su vez al modelo descrito por Fernando Reinares y Carola García-Calvo, del Real Instituto Elcano, según el cual hay una mayor predisposición a que la radicalización […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *